23 febrero, 2017 check2me

Cambio de algoritmo en Facebook, esta vez salpica a los vídeos

 

Una imagen vale más que mil palabras. Y, si es en movimiento… mucho mejor. Con esta frase podríamos dar el pistoletazo de salida a la noticia de que Google ya no es el Dios único de Internet, sino que tiene otros titanes que se rifan el trono, como Facebook y YouTube.

Estos dos gigantes de la Red han entrado en combate desde que el invento de Zuckerberg apostó por el vídeo, monopolio absoluto hasta ahora en propiedad del todopoderoso YouTube, y, además, Facebook ha cambiado el algoritmo para que Google, por fin, lo indexe en sus páginas de búsqueda. De ahora en adelante, los vídeos que se vean del principio al final son los que Google tendrá en cuenta.

Un pulso más de Facebook, que no contento con haber adquirido, el pasado año, la compañía de mensajería más grande del universo virtual (WhatsApp), ha desencadenado una batalla para destronar a YouTube, de quien se llegó a decir: “si no está en YouTube, no existe”.

El vídeo: ese gran amigo del branding

Facebook empezó como una página en la que indexar a amigos y, rápidamente, se transformó en un book de fotos en el que la gente compartía todo lo que sucedía. Luego, a Facebook le salió un serio competidor, Instagram, pero, pensando en una sustitución… solo hizo que fortalecerle.

Con el tiempo, la gente empezó a colgar vídeos graciosos de sus mascotas y Facebook descubrió que las imágenes en movimiento (los vídeos) se descargaban y tenían más concurrencia (tráfico) que cualquier foto o texto… Por lo que encontró su filón, el filón de un temido competidor, el servidor de vídeos por excelencia, la página que se originó solo con esa finalidad: YouTube. Y, además, si esos vídeos se emitían en directo, tenían muchas más posibilidades de ser vistos. Había nacido Facebook Live.

Vídeos en la jungla del branded content

En un universo de la Red en el que el contenido es el rey, esta manida frase cobra más importancia, para las empresas, cuando el contenido se expresa, principalemente, en Redes Sociales en formato vídeo. Por todos es sabido que las formas de marketing tradicionales, tan intrusivas, están desapareciendo a favor de otro tipo de marketing de contenidos. Un marketing que actúa por medio de la sugerencia y se desarrolla aportando información de valor para el futurible consumidor.

El contenido se va creando un nexo voluntario del cliente hacia el producto y la culminación de esa relación es que él mismo se transforme en embajador de la marca, en una suerte de Micro-influencer que hable, de forma altruista, de los favores del producto o del servicio hacia otros usuarios a través de las redes sociales.

Los vídeos tienen mucho que decir al respecto porque es mucho más cómodo (y ágil) consumir un vídeo de un minuto que leer un artículo de 2.000 palabras. De este modo, los vídeos promocionales y testimoniales de los usuarios son los nuevos booms de las empresas que quieren anunciarse libremente por Internet.

Y es que la publicidad en las redes sociales, antes minusvalorada, está creciendo exponencialmente, ya que la gente no solo pasa cada vez más tiempo en ellas, sino que da mucha más credibilidad a la “reputación virtual” de sus amigos y no digamos a la de una marca.

Facebook: de red social a modus vivendi y escaparate virtual

Si Facebook era, antes, un enlace para conectar con los amigos; ahora el público lo usa como un periódico, para enterarse de la actualidad, compartir con una rapidez sorprendente noticias virales que los periódicos tradicionales son incapaces de absorber e informarse sobre servicios y productos antes de ir a la tienda online o física para comprarlos. Y, en ese punto, Facebook ha encontrado un filón exclusivo como herramienta de promoción para las empresas.

Y es que el dato que no se sabe es que Facebook es la página que cada día reproduce más vídeos, solo por detrás del “Dios Google”. Solo hay que echar un vistazo a la página de Mark Zuckerberg, para ver que, además de nuestra cronología, nuestros álbumes de fotos y nuestra sección de amigos, Facebook ha implantado una sección de vídeos.

Y, para más inri, el carro de la publicidad en vídeo se ha subido también a la página de contactos, ya que a punto está de aparecer la publicidad que se reproducirá automáticamente, otro guiño al gigante de vídeos YouTube, que ya contaba en exclusiva con esta utilidad.

Y es que no solo es la facilidad de ver un vídeo lo que genera expectación, sino que también la crea el tráfico orgánico al ver un vídeo. Está demostrado que una página que contiene vídeos (Tumblr, por ejemplo) crece a nivel orgánico un 75 % más que una que solo contenga fotos o posts (¡aunque sean interesantísimos!). ¿La razón? Porque el vídeo genera más comentarios, más “me gusta”, linkbuilding y, en definitiva, elementos parametrizables, para calcular el coste de las campañas. Razón por la cual crear una empresa de modo gratuito está a punto de pasar a la historia.

Concreto, corto y appealing es viral

Todo el mundo puede lanzar un vídeo para promocionarse. La democracia en Internet no conoce límites y Facebook tampoco (como dice su lema, “es y será siempre gratuito”), pero a una marca poco le interesa lanzar un vídeo de poca calidad, si quiere que sea viral.

Para que un vídeo sea consumible, tiene que reunir tres características básicas. Primero, ser original. Puede ser más original un vídeo que pretenda vender aluminio que uno que use mascotas para vender pienso, pues el secreto está en cómo contarlo. Segundo, ser concreto: mejor producir cinco vídeos con una idea que uno con cinco ideas, pues el receptor debe retener un único mensaje. Y, tercero, ser corto. No tiene que durar más de tres minutos. Un minuto es lo ideal y más de tres puede aburrir. Hay marcas, como Coca-Cola, que han llegado a realizar vídeos de seis segundos con un impacto viral sin precedentes.

Y es que, como decíamos en el encabezado: el cambio de algoritmo de Facebook ha salpicado a los vídeos, por lo que es mejor que se vea un vídeo de principio a fin que dejarlo a medias, si lo que se quiere es que se encuentre en la marisma de Google.

Etiquetas: , , ,