16 Marzo, 2017 check2me

¿Cómo escribir una primera frase ganadora?

Atrapar al lector debe ser el objetivo de la primera frase de un post.

 

Atrapar al lector debe ser el objetivo de la primera frase de un post. El que nuestro público objetivo decida continuar leyendo el contenido de nuestro artículo dependerá, en gran medida, de la maestría que hayamos vertido en nuestra primera oración.

Pensemos que el título ha hecho su función y ha captado la atención de la persona que deseamos que lea nuestro trabajo. La primera frase, resulta fundamental para poder engancharla y absorber toda su atención, de manera que no abandone la lectura a la primera de cambio.

¿Por dónde empezamos?

Piensa que en Internet puedes encontrar millones de artículos prácticamente con la misma temática que quieres tratar. Conseguir llamar la atención y que el lector decida engancharse a tu post, precisa de un esfuerzo extra que comienza justamente con la primera frase que vas a escribir.

A la hora de encarar esta tarea es importante que se tengan en cuenta  ciertos tips, que nos permitirán sacar más partido a lo que vamos a escribir, sobre todo si se trata de esa oración que debe captar la atención de inmediato.

Si después del título, no somos capaces de mantener el interés del lector, nuestro trabajo no habrá servido para nada y, probablemente, habremos perdido la posibilidad de que el contenido llegase a su destinatario y esto, casi siempre, se traduce en una pérdida de ventas.

Una fórmula que suele funcionar es conseguir que la primera frase de tu post contenga información valiosa, en forma de datos que despierten la curiosidad de la persona que lee. No hace falta que te decantes por oraciones muy largas. Sujeto, verbo y predicado suele ser la fórmula más directa al éxito.

Evidentemente, resulta fundamental que con esta secuencia de datos consigamos avivar el interés de la lectura, de manera que se intuya que con el artículo que escribes, aportas contenido relevante y de calidad.

Una buena manera de hacerlo es conseguir anticipar el asunto del artículo, de modo que ya desde el principio, el lector tenga claro que lo que le expones le interesa. Igualmente, se puede optar por jugar con la intriga, de tal forma que el lector quede atrapado en su deseo por conocer todos los entresijos de lo que anticipamos en nuestra primera frase.

Cuando la atención la capta el propio redactor

Otra fórmula muy resolutiva a la hora de enganchar al público, es prediseñar la personalidad de quién escribe. No es mala idea adoptar un estilo que dominemos, bien sea como narrador o como copywriter, por poner un ejemplo.

Lo mejor es decantarse por la forma de escribir que nos salga de manera más natural. De este modo garantizamos frescura, soltura y resortes que, de otro modo, nos costaría mucho exponer, haciendo que la primera frase y, en definitiva, todo el contenido de nuestro post, rezume de solvencia y credibilidad.

Esto no significa que, con el tiempo, vayamos ejercitándonos en otros estilos de escritura, de manera que podamos conseguir una buena primera oración, sea cual sea el punto de vista desde el que nos orientemos. Además, de esta manera, evitaremos reiterarnos de modo que aquellas personas que se conviertan en nuestros seguidores logren anticiparse a lo que nosotros queremos trasmitir.

Cuando la atención la capta el asunto

A veces no es preciso empezar por el principio. Un post puede ser iniciado con una frase que antepone el fin antes de su desarrollo. Es una manera muy efectiva con la que atrapar al lector y, una vez enganchado, volver hacia atrás para desarrollar toda la temática que hemos adelantado con la primera oración.

Es importante, si seguimos esta técnica, no perder de vista el concepto global que vamos a desarrollar a partir de una frase anticipatoria. El lector no tiene por qué conocer nada sobre el asunto que vamos a tratar y el hecho de que la primera frase lo haya captado no presupone que sea un entendido en la materia y, por lo tanto, deberemos esmerar el cuidado en exponer a continuación todos los datos necesarios para que el artículo sea provechoso y tenga sentido.

No podemos olvidar que con esta primera oración, escribimos un texto que se debe desarrollar prácticamente como cualquier otro, sea cual sea su estilo.

Atraer al público objetivo en un momento candente de la narración es una buena táctica para conseguir toda su atención. Más tarde tendremos todo el tiempo para poder desarrollar y explicar los motivos que anticipábamos en nuestra primera frase.

La misma importancia se le puede conferir al tono que empleemos para iniciar nuestro texto. Es fundamental que tengamos claro cuál es ese tono y no mezclemos estilos diferentes, en un escrito que al final saltaría de uno a otro extremo, enmarañando ideas, conceptos, informaciones… lo que acabaría por presentar un texto lioso y sin sentido, ampliamente desestructurado.

El fin de la primera frase

Debemos tener muy claro y no perder de vista que el propósito de la primera frase es provocar en el lector una inmensa curiosidad, que capte su atención de tal manera que no pueda dejar de leer nuestro contenido. Esta es, en realidad, la premisa que no debemos permitir pasar por alto bajo ningún concepto.

Podemos elegir cualquier tono y estilo, pero lo único cierto es que, sea cual sea el elegido, el resultado final debe ser que el lector se acabe leyendo todo el post y que, por supuesto, le resulte de interés y resuelva sus dudas sobre la temática desarrollada.

No dudes en emplear frases iniciales que emplean preguntas convincentes. Es una buena manera de que el lector intente contestarlas y se quede a leer, cuando se da cuenta de que no posee la respuesta adecuada. Además, con esta técnica se fomenta la curiosidad en el público que se acerca a nuestros escritos.

No temas a la hora de ser audaz en esa primera oración de apertura. No escatimes a la hora de prometer información relevante y cumple este objetivo. Si lo haces conseguirás lectores fieles para tus posts y un buen fin para tus contenidos.

 

Etiquetas: , ,