3 Abril, 2017 check2me

¿Por qué elegir Facebook Ads para nuestra campaña?

Facebook Ads puede ser interesante para nuestras estrategias digitales.

Cuando diseñamos una estrategia de medios, una de las primera decisiones que debemos tomar es en qué plataformas publicitarias nos interesa anunciarnos para alcanzar los objetivos de nuestra campaña.

El sistema publicitario de Facebook será una buena elección cuando se cumplan las siguientes condiciones:

  • El presupuesto sea ajustado: Con poca inversión se pueden conseguir muy buenos resultados en Facebook, ya que el coste es considerablemente menor que en otras plataformas y el anunciante decide en todo momento cuánto está dispuesto a pagar por una determinada acción del usuario.
  • Nos tengamos que dirigir a un público muy concreto: Facebook permite una segmentación difícil de encontrar en ningún otro medio, debido a la información que el usuario da de sí mismo en su perfil y a lo que se puede saber de él a través de las páginas que sigue.
  • Necesitemos flexibilidad: Facebook Ads facilita datos de la campaña en tiempo real y da la opción de modificar todos los aspectos de la misma en cualquier momento, desde creatividades y copies, a pujas y presupuestos, segmentación o duración.

Una vez que hayamos decidido que Facebook va a ser uno de los medios en los que nos vamos a anunciar, para arrancar la campaña necesitaremos definir el objetivo, presupuesto y tipo de puja, calendario, segmentación, ubicaciones, formatos, copies y creatividades.

Qué necesitamos para arrancar una campaña en Facebook Ads.

Objetivo

Facebook nos da la opción de elegir entre tres tipos de objetivos: Reconocimiento, que incluye campañas de notoriedad de marca, difusión local y alcance; prestigio, para lograr tráfico, interacción, descarga de aplicaciones, reproducciones de vídeo y generación de clientes potenciales; y conversión, entendida como la generación de acciones valiosas para la marca, venta del catálogo de productos y visitas a la web.

La elección del objetivo es importante porque de él dependerá el resto de la configuración de la campaña, incluyendo la acción del usuario por la que vamos a pagar. Por ejemplo, si queremos que nuestro vídeo sea muy visto tendremos que elegir el objetivo “reproducciones de vídeo”, de esta forma Facebook mostrará nuestro anuncio a los usuarios de nuestra segmentación que tengan más probabilidades de visualizar el vídeo, y determinará que pagaremos por dicha acción. Tenemos que tener claro que con este objetivo no conseguiremos clics a nuestra web o conversiones, si también buscamos conseguir estas acciones con nuestro campaña tendremos que crear un conjunto de anuncios diferente.

 

Presupuesto, puja y calendario

El segundo paso será establecer una presupuesto diario para cada uno de nuestro anuncios y el límite total para la campaña. Definir un límite es opcional, pero es recomendado hacerlo porque Facebook nunca lo superará, aunque si pueda gastar más de tu presupuesto diario para no perder oportunidades de negocio.

En la mayoría de los anuncios, Facebook nos dará la opción de pagar por impresión o por la acción que queramos conseguir del usuario, pero en otros, el tipo de puja vendrá definida de forma automática. Cuando podamos elegir, optaremos por pagar por impresiones siempre que tengamos presupuesto altos y queramos conseguir mucha visibilidad, y pagaremos por la acción del usuario cuando tengamos menos dinero y queramos optimizar nuestros anuncios para que lleguen a usuarios con más probabilidades de realizar una determinada acción, como hacer clic en el enlace, ver un vídeo o hacer una interacción con el contenido.

Además, la puja podrá ser automática o manual. Nuestra recomendación es comenzar por una puja automática, para hacernos una idea del precio que tenemos que pagar para conseguir más acciones y después ir ajustándola en función de nuestro presupuesto. Poniendo una puja muy baja nos arriesgamos a que nuestro anuncio no se muestre, pero puede ser una buena opción si no tenemos límite de tiempo para nuestra campaña.

Y esto es algo que también debemos definir, si vamos a tener una fecha de inicio y de fin o tendremos el anuncio en funcionamiento hasta que se agote nuestro presupuesto.

 

Segmentación

Debido a toda la información que el usuario cuenta de sí mismo en esta red social, las opciones de segmentación son más variadas que en otras plataformas.

Podemos dirigir nuestros anuncios por datos sociodemográficos, intereses, páginas que siguen o estado sentimental. O podemos crear públicos personalizados para llegar a audiencias similares a la de los fans de nuestra página o a clientes de nuestra empresa, subiendo una base de datos con sus direcciones de e-mail.

Una vez que establezcamos el presupuesto y nuestra segmentación, Facebook nos hará un estimación del público al que podemos llegar con nuestro anuncio. Este dato nos ayudará en el proceso de planificación de la campaña.

 

Ubicaciones

También podrás elegir dónde quieres que se muestre tu anuncio dentro de la red de Facebook: selección de noticias, columna derecha, Instagram o Audience Network.

Aunque en función del anuncio y del formato elegido, habrá ubicaciones que no se puedan utilizar.

 

Formatos, copies y creatividades.

La variedad de formatos también es superior a la que podamos encontrar en otros medios. Podemos elegir entre:

  • Anuncio por secuencia, combinando vídeos o imágenes.
  • Imagen única.
  • Vídeo, con una duración máxima de 60 minutos para anuncios que se muestren en Facebook y 60 segundos para los que queramos mostrar en Instagram.
  • Presentación, creando un vídeo con un máximo de 10 imágenes.
  • Canvas, formato para el móvil que combina imágenes y vídeos para crear una historia que conecte con los usuarios.
  • Colección con productos de la tienda.

Del formato dependerán los textos, imágenes o vídeos que necesitemos, pero siempre será bueno contar con un copy creativo y un diseñador con los que desarrollar esta parte final del proceso.

 

COMPARTIRShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookBuffer this pageEmail this to someone