4 septiembre, 2017 check2me

El contenido NO es el rey

Cuando una expresión se populariza en marketing tendemos a repetirla como si fuera una verdad universal, sin pararnos a pensar en sus implicaciones. Por eso, cuando afirmamos con rotundidad que el contenido es el rey no estamos diciendo más que una verdad a medias que puede llevar a confusión y hacer que se pase por alto todo lo que realmente hace relevante al contenido.

El contenido de calidad es necesario, pero una marca puede estar gastando mucho dinero en hacer el mejor contenido del mundo o el Storytelling más creativo sin conseguir resultados, por no haberse preocupado en que sea relevante para su target o no haber definido un plan de difusión. El contenido viral, el que genera más engagement y aporta más beneficios a la marca no se consigue solo con una buena idea, lleva mucho trabajo detrás que los usuarios no ven, pero nosotros no podemos ignorar.

Investiga a la audiencia si quieres que se identifique con tu marca

Ya hablamos de cómo el storytelling servía para que los consumidores se identificasen con tu marca, a través del contenido, al conectar emocionalmente con ellos. Pero contar historias no es más que un recurso creativo, uno más de los medios que vendrán definidos en nuestra estrategia de marketing en base a una investigación previa sobre el público de la marca, su comportamiento e intereses.

Esta investigación nos ayudará a comprender sus motivaciones y a crear contenido que sea relevante y aporte beneficios medibles a la marca.

No debemos caer en el error de pensar primero en el Storytelling o contenido que queremos hacer y forzar el resto de la estrategia en torno a esa idea, porque no tendremos información que avale nuestra estimación de resultados y correremos el riesgo de que no aporte beneficios a la marca.

Definir un plan de difusión 

Disponer de artículos de calidad y creativos tampoco servirá de nada si nadie los ve. Por ello es importante definir un plan de difusión con el que nos aseguremos que la información llegará a los clientes potenciales de la marca.

En dicho plan debemos tener en cuenta:

  • Canales en los que se va a publicar: blog, medios de comunicación, redes sociales, newsletters, etc.
  • La manera en que el contenido se adaptará a las características de cada canal en los que se va a difundir.
  • Cuánto va a durar la difusión.
  • Definir cómo se va a apoyar con publicidad en medios digitales y contenido nativo: presupuestos, canales, formatos, segmentación y KPIs.
  • Si se va a recurrir a influencers para dar más viralidad al contenido, tener en cuenta: cómo se va a contactar con ellos, presupuesto, número de influencers, canales, sectores y alcance estimado.

La importancia de la medición

Las marcas destinan el 50% de sus presupuestos de marketing a generar contenido y el 83% de ellas tiene pensado aumentarlo en el próximo año. Demasiado dinero como para invertirlo en base a intuiciones o conjeturas.

En digital todos los objetivos son medibles en tiempo real y debemos aprovechar esa ventaja para mejorar nuestro contenido de forma constante y que aporte beneficios reales a la marca.

Por este motivo es necesario contar con un equipo multidisciplinar que incluya a personas que planifiquen sobre qué escribir, redactores, creativos y analistas. Y todos ellos tienen que estar coordinados para crear el contenido en base a la estrategia y a los resultados obtenidos en experiencias previas.

El contenido es una pata más de una estrategia más amplía

Cada post, creatividad, vídeo o infografía que hacemos tiene un propósito y el reto de nuestra estrategia de marketing es unir todas esas piezas de forma que sirvan a los objetivos empresariales de la marca.

La estrategia, por tanto, aportará sentido a todo el contenido que hagamos, definirá su forma, a quién irá dirigido y cómo se completará con el resto de acciones publicitarias de la marca.

 

Etiquetas: , ,