9 noviembre, 2016 check2me

¿Engagement o audiencia? ¿Qué es lo realmente importante?

 

Normalmente las estrategias de marketing de contenidos que diseñamos están enfocadas en conseguir engagement para las marcas. Esta palabra proviene del inglés y tiene como significados fidelidad y compromiso. Si, el marketing de contenidos busca fidelidad y compromiso, nosotros nos preguntamos: ¿de quién?

El engagement es un objetivo de Marketing de Contenidos, pero no el único

El engagement, como objetivo de cualquier estrategia de marketing online, es un término muy generalizado, pero que no siempre está bien definido. Siempre, detrás de un compromiso, ha de estar una persona comprometida con algo. Por este motivo, si ponemos el engagement cómo único objetivo del marketing de contenidos es un planteamiento un poco cojo. No se debe tratar de obtener simplemente engagement, sino que es importante captar la atención y fidelidad de una audiencia. Sin personas comprometidas detrás, tu contenido por mucho que te esfuerces no tendrá profundidad.

De qué vale 200.000 seguidores, si no tienes al menos un comentario y cinco likes en tu página de Facebook, o si lo tienes en una publicación, pero no en el resto, ¿de qué te valen si no interactuan contigo?

Redefiniendo el concepto, el objetivo del marketing de contenidos ha de ser una “engaged audience”. Es decir, una audiencia fiel y comprometida con nuestra marca. Resulta fundamental aprender que el engagement es el arte de crear una relación incondicional entre una marca y las personas que perdure en el tiempo. Por supuesto que no se consigue de la noche a la mañana, pero para eso tienes que estar pendiente de unos indicadores que te revelen que el camino que has decidido es el adecuado para conseguir esa meta.

Queremos tráfico hacia nuestros sitios webs, comentarios en las redes sociales, menciones y contenidos virales. Sin embargo, ¿cómo se consiguen estas metas sin una audiencia comprometida? Puede que, al principio, veamos cumplidos todos esos objetivos, pero ¿por cuánto tiempo? Tarde o temprano, los comentarios desaparecerán. El público dejará de seguirnos y perderemos el tráfico web. Habremos conseguido engagement, pero no una audiencia comprometida, si no estamos detrás de cuidarla cómo se merece. El compromiso habla de una relación a largo plazo. Ese sí debe ser el objetivo real de toda estrategia de marketing de contenidos.

Cómo conseguir un lector fiel

Construir una relación estable, duradera y profunda con nuestro público es un trabajo que requiere de tiempo y esfuerzo. Se trata de un matrimonio desinteresado, que hay que cuidar al mínimo detalle. No podemos consentir que nuestra “pareja” se vaya con la competencia. Para conseguir una audiencia fiel, es importante pensar antes en el valor que le vas a aportar constantemente, y desinteresadamente, antes que en las ventas. Para conseguirlo concentrarte y anticiparte a sus  posibles necesidades, o los gustos personales de cada uno, para que su decisión sea volver a repetir la experiencia con nosotros, es tu fin. Hay una serie de pasos que nos ayudan a guiarnos hacia el camino correcto, en el que conseguiremos una audiencia comprometida:

  1. Humanizar la marca: Claro que puedes escribir desde tu marca, pero si mandas mensajes sin humanidad, cómo si fueran publicitarios, “compra a aquí y serás feliz” estás mandando promesas de las que las personas están agotadas de recibir, cómo si fuera un Tinder, dame a me gusta y serás feliz. No, no, no y no, se trata de hablarle de tú a tú mirando a los ojos, escuchando sus inquietudes, buscando un momento para responder sus comentarios, no con un simple gracias, implícate, conversa, ¿ah sí de verdad? Muchas gracias por hacerme ver que te interesa. Compara esto con unas gracias. Las Redes Sociales, no son una ventanilla única, de despachar, estás presente entre las conversaciones muchas personas a la vez, por tanto tienes que inspirar interés, desde la conversación, nunca desde la interrupción.
  2. Ofrecer un contenido calidad: la estrategia de marketing de contenidos que se ponga en marcha ha de estar definida en base al perfil de tú lector potencial. Debemos arrancar un plan estratégico de contenidos actualizados y fieles a los gustos de las personas que nos siguen. Ha de ser una información útil, relevante y entretenida. Si te extiendes en tus post, no te preocupes, porque de esta manera será capaz de captar la atención de tus lectores, así como su necesidad de compartirla en los diferentes canales que pongas a su disposición. Los contenidos han de conseguir crear abanderados de la marca. Personas que, por afinidad y voluntad propia, defiendan nuestros ideales como empresa.
  3. Brinda soluciones reales: la clave de muchas estrategias de marketing de contenidos reside en dar soluciones a problemas reales que nuestro público presenta. Conseguiremos un mayor engagement, si, además, presentamos esta información en formatos diferentes al de nuestra competencia. Podemos usar textos más cortos, apoyar los contenidos con imágenes o vídeos, etc.

Hay que ser apasionado y real. De esta forma, los consumidores responderán.

Dónde publicar tus contenidos

Toda estrategia de Marketing de Contenidos, a priori, empieza en un blog, así como en las diferentes redes sociales que hayas abierto. Tus contenidos especializados han de estar disponibles en aquellos lugares de fácil acceso para las personas con las que quieres contactar.

En la actualidad, es sencillo ser confundido por la cantidad de redes sociales que existen. No obstante, lo importante sigue siendo conocer por cuáles están más cómodas las personas con las que quiere conectar y adaptar el contenido al canal. Localizar aquellos espacios en los que nuestros contenidos van a ser leídos y apreciados por el público.

Por otro lado, las redes sociales e Internet, nos permiten aprender de los errores de otras compañías. Saber lo que tenemos que hacer es importante, pero averiguar lo que no tenemos que hacer lo es más. Observa a la competencia, así como las reacciones y los comentarios de su público. Aprenderemos a evitar cosas:

– Hacer del nombre una marca, a no ser que el público la reconozca de esa forma.

– Mantener los contenidos sin actualizar. La imagen de la marca se verá gravemente perjudicada, así como su credibilidad.

– Dejar las redes sociales sin atender. Responder a los comentarios, interactuar con la audiencia y mostrar unos perfiles sociales activos son síntomas de una marca dinámica e innovadora.

– Desatender las críticas. De todo se aprende. Habrá personas fieles a la empresa y sus productos y/o servicios. Ellas son las importantes. No obstante, es necesario contestar de forma adecuada y correcta a las críticas que podamos recibir. Esto es sinónimo de una marca dispuesta a aprender de sus errores, así como a mejorar según las preferencias de su audiencia.

La necesidad, por tanto, no es conseguir un simple engagement. El marketing de contenidos ha de estar orientado a lograr una audiencia entregada y fiel, que responda a la información que le brindamos como marca. Conseguir seguidores es muy fácil, clientes no tan fácil, pero se puede conseguir, ya que lo realmente difícil es la lealtad de las personas a tu marca, que mantengan una relación larga y duradera. Que su satisfacción sea alta lo es más, es decir, que consideren necesario compartir esa experiencia con otros posibles compradores.

Etiquetas: ,