28 abril, 2015 check2me

¿Eres explorador o turista?

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/tracks/87639862″ params=”auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true” width=”100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Piensa en tus próximas vacaciones, ¿cómo te planteas hacer el viaje?: ¿explorando nuevas experiencias o haciendo turismo folleto en mano por las rutas recomendadas? ¿Qué haces antes de viajar?, ¿cómo decides tu viaje? Seguramente pienses en lo que más se adecúa a tí: planes con niños, planes con marcha, rutas a pie…

Puedes ir a una agencia de viajes a reservar un viaje a Tokio, con un folleto, contratar el paquete A (avión, hotel, comida lo menos japonesa posible, por si no te gusta lo que te vas a encontrar, un autobús…) Una vez allí haces malabares para ir conociendo toda la ciudad, yendo a todos esos sitios turísticos estereotipados que puede tener Tokio (bazar de electrónica, Sushi, geisha, Metro, tren de alta velocidad, Monte Fuji y vuelta a casa).

Es un buen plan. Has comprado lo que te han vendido y la atención ha sido muy buena, incluso con un traductor y, además, no has corrido ni un sólo riesgo… pero… ¿y si?… 

…Hubieras escogido una casa en Airbnb.com  de un particular que además sabía castellano, comido en una casa familiar a través de http://www.eatwith.com y hubieras compartido coche para llegar al monte Fuji. 

Está claro, es más temerario, pero por si acaso en todos los supuestos tienes garantía de servicio por los comentarios de los usuarios, es decir, particulares que se recomiendan entre sí, generando experiencias. Entre todos enriquecen un viaje, no con lujo, sino con experiencias inolvidables. Además, todas esas experiencias se pueden cotejar con esos usuarios a través de Facebook o Twitter. Puedes ver con tus propios ojos qué fotos hay en Pinterest y qué han hecho todos esos usuarios que han ido de viaje conociendo la ciudad a través del cristal de un autobús. 

¿Dónde queremos llegar con todo esto?: el mundo ya se rige entre particulares, con contenido y más contenido y más ideas nuevas. De este modo, la repercusión y la credibilidad de estos particulares se convierte en un dato fundamental a la hora de elegir cualquier opción. 

No queremos decir con esto que la opción agencia de viajes/touroperador desaparezca, simplemente se debe adaptar a los nuevos hábitos del cliente. Esto se puede aplicar a cualquier campo, desde comprar un helado hasta reservar un salón de bodas, comparando recomendaciones y opiniones que nos hacen escoger o descartar nuestras opciones, en definitiva, ponderando experiencias. 

Si no cambias tu perspectiva desde tu posición y no pones en contexto a tu interlocutores (stakeholders) cada día irán dejando más de lado a tu oferta, para ello tener una línea editorial, la implicación de los usuarios, el engagement, o la gestión de una comunidad en torno a tu oferta que es fundamental para el crecimiento orgánico de tu negocio. ¿Crecimiento orgánico? sí, así es, concepto de Google en el SEO que efectivamente se aplica a tu negocio.

¿Cómo puedes aplicar este crecimiento orgánico? Formúlate unas preguntas y respóndelas: ¿qué soy?, ¿para qué me quieren?, ¡qué pueden querer de mí?, ¿cuál es el valor que ofrezco? A partir de ahí, genera un contenido que transmita empatía hacia los usuarios que contacten contigo, ponte en su piel, conoce sus inquietudes y aférrate a tu oferta sin desvirtuarla de la demanda. 

En conclusión: si quieres que no se olviden de tí, piensa en ofrecer una experiencia única a través de la recomendación y en contexto a las afinidades de tus clientes. El resto serán folletos que seguramente caigan en el olvido de una audiencia cada vez más fiel al particular, en vez de a la marca.

Etiquetas: , , ,