25 junio, 2015 check2me

¿Para quién escribes? La importancia de una línea editorial

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/tracks/143553285″ params=”auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true” width=”100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Mujeres de clase media-media 25 – 55 años, ¿realmente sigues segmentando tu audiencia así? Si, claro que puedes, de hecho la forma más sencilla de programar publicidad es así, pero te olvidas de dos parámetros fundamentales  para ganar adeptos:

Geografía: Donde están, ¿influye? Más allá de aquella promesa que vimos en Minority Report de lo que sucedía cuando el protagonista pasaba cerca de una tienda y le decía ‘hola amigo mío: a cien metros tienes una relojería con el último modelo de…’ que sí puede que llegue. Para cuando eso ocurra, ese anuncio, porque eso sí que son impactos de verdad, ese amigo al que se dirige la publicidad, conocerá el producto al dedillo para cambiar su ruta durante 20 minutos y comprar ese reloj…pero para eso hay un segundo parámetro anterior.

Los intereses: De esas mujeres, ¿cuántas son solteras, homosexuales que van adoptar, ya se han divorciado, están a punto de casarse, esperan un bebé, viven  en la playa o en la ciudad? aquí si importa la geografía. ¿Y porque todos estos intereses?: porque nos marcaran la línea editorial de qué hablar, cómo hablar y cuándo hacerlo.

cena

Si esperan un bebé, o van a adoptar, olvídate, no van a comprar nada que no sea para el retoño.  Si viven en la playa no les hables de jerseys de lana, y así un sin fin de situaciones que marcan realmente los territorios en los que te tienes que mover.

¿Territorios?, ¿qué son los territorios?: los pocos espacios en los que te deja hablar una audiencia, asociados a un interés. Por ejemplo, si te diriges a un target al que le importa la sostenibilidad o la ecología, puedes hablar de ahorro, estilo de vida saludable, tecnología aplicada al medio ambiente, etc.

Cómo detectarlo:

  1. Aplicando el sentido común.
  2. Conociendo tu producto mejor, mucho mejor y sabiendo qué valor tiene y cómo mejora la vida de las personas, que no clientes directos, ya que pueden ser prescriptores como ya vimos en este post. 
  3. Escuchando a tu audiencia.
  4. Pensando en la experiencia de usuario, cómo lo va a percibir y cómo lo va a usar.
  5. No hables de cómprame, habla de los beneficios.
  6. Pregúntales, haz encuestas, rápidas, tres preguntas y analiza. Facebook es una buena plataforma para llegar a mucha gente que te puede responder
  7. Piensa en SEO, es decir, en qué preguntas te hace la gente en cualquier lugar sobre tu negocio y respóndelas.
  8. Analiza qué indicadores utilizas para ver que contenido es el más consumido, en tu blog, en Google… este servicio te ayudará: http://www.google.es/trends/, en las redes sociales.
  9. Lee, lee, lee y lee sobre tu producto y la competencia en la red.
  10. Y si sigues teniendo dudas, ¿sabes quiénes son los que realmente están día a día hablando con tu audiencia? tus nuevos brand manager, los influencers, Pregúntales y verás la luz.

Pero realmente ¿a quién te diriges?, ¿lo sabes? Busca los intereses, conoce la audiencia, capta los territorios donde se puede mover tu audiencia, no pienses en volumen, capta la atención a uno, la comunicación es uno a uno, si tú no recibes un newsletter personalizado, ¿te gustaría? todo es uno a uno…si no, ¿por qué los grandes fabricantes de zapatillas te permiten personalizar sus productos cuando compras online? En conclusión: ya sabes qué escribir y cómo escribir.

Etiquetas: , , ,