13 enero, 2015 check2me
foto de: Kevin Schmitz

Publicidad vs. Marketing de contenidos

La publicidad posee una cualidad que muy pocas otras disciplinas tienen, en 20 segundos con una imagen y un buen slogan: Emocionar. Nadie le puede negar a la publicidad lo que ha conseguido a lo largo de los años, que millones de personas se apasionen, compren, se afilien, y recuerden durante años un jingle, por ejemplo. Sin embargo, el Marketing de Contenidos, entra con fuerza en el mundo de la comunicación y el Marketing, porque tiene algo aún más valioso que la propia publicidad, consigue que la audiencia se lleve el valor de la marca.

¿Cuál es la diferencia? entre las dos, mientras la publicidad te dice ¡¡¡compra!!!, el Marketing de contenidos te detalla como debes de utilizarlo para que sea un valor real para tu vida. siempre a través de la confianza y la recomendación.

En la publicidad podemos encontrar el performance, el RTB, el SEM… todo son acciones que, además, gracias a las cookies consiguen crear campañas increíbles que persiguen al usuario hasta el mismísimo cuarto de baño. ¿Cuántas veces has entrado en un ecommerce, no has interatuado y seguidamente estás leyendo algún blog y te sale el anuncio de ese mismo ecommerce donde estuviste cinco minutos antes?

Todo esto está muy bien pero, ¿quién me dice que tengo que comprar esto o lo otro? ¿quién recomienda una buena solución a una necesidad concreta? El Marketing de contenidos, ¿por qué?

1. Porque en toda estrategia de Marketing de Contenidos se tiene en cuenta siempre algo clave para la audiencia: Que aporta el producto o servicio.

2. Porque toda acción de Marketing de Contenidos debe de estar enfocado al valor a la audiencia.

3. Porque la filosofía de Marketing de Contenidos es dar sin recibir nada a cambio, es involucrar en vez de impactar, tal y como hace la publicidad. Las consecuencias de esta filosofía son innumerables: Posicionamiento, registro, venta, valor, marca, etc… la cuestión es que los hábitos de consumo del contenido son bajo demanda de una audiencia. La audiencia ya no es pasiva, es activa, interactuar, comparte, participa, busca y rebusca, por tanto si te quieres adaptar a la audiencia, debes de tener en cuenta que el contenido es el vínculo real entre marca y audiencia.

La gestión de tu contenido además de por tus propios medios,  tienes que tener en cuenta dentro de la estrategia que el influencer, posee una audiencia que esta esperando que haya probado, comprobado y que valore realmente tu oferta. Les va a decir a su audiencia que eso que se ve en la publicidad es muy bueno, bueno, regular, malo o pésimo. Esto es la recomendación, el poder de su engagement es bastante intangible porque no repercute directamente en las ventas, pero sí es quien realmente dará la credibilidad a la publicidad.

Una vez que tienes tu contenido publicando en las redes sociales, tu blog, y tus newsletter, debes de aumentar la difusión entre el máximo de audiencia posible, siempre dentro de los intereses afines a tí, porque está dentro de tu estilo de vida es mucho más que atraer, es hablar con tu audiencia de uno a uno.

En conclusión: Mientras que la publicidad es la mejor disciplina para imantara y enamorar a la audiencia, el cometido del Marketing de Contenidos es aportar valor, convencer, posicionar y recomendar las bondades de un producto o servicio, consiguiendo que la publicidad sea más creíble todavía. Son substituibles? no, absolutamente no, debe  de ser compatibles.

Etiquetas: , , ,