26 mayo, 2015 check2me

Qué tienes que contar para gustar

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/tracks/27978140″ params=”color=ff5500&auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false” width=”100%” height=”166″ iframe=”true” /]

¿Qué contar? esa es la pregunta del millón. Ya hemos repetido todos hasta la saciedad que el contenido es el rey pero, ¿qué contenido?. “Si yo lo tengo claro, pero no sé qué contar”, piensan muchas empresas. Un buen punto de partida es pensar en el destinatario de ese mensaje, cuál es tu target y preguntarse a quién te diriges: a empresas (B2B) o usuario final (B2C).

Para empezar, hay que echarle empatía. Ponte en el papel de el que crees que es tu lector y, aunque vayas a B2B, recuerda que detrás de una empresa siempre hay una persona. Somos las personas las que formamos las empresas y no al revés. La cultura empresarial parte de la relación entre empleados, de mayor o menor nivel en el escalafón de la empresa, pero al fin y al cabo personas. Otra cosa es la predisposición que cada uno tenga a leer uno u otro contenido  por tanto qué canales utilizamos para unas cosas u otras.

Empezamos con consumidor (B2C). Además de darle importancia a hablar de lo bonito que es nuestro producto, como es obvio, hay que tener en cuenta otro factor fundamental: la emoción. Hay que emocionar, sí o sí. El ejemplo de más éxito y más popular es el de Coca Cola, donde lo tienen muy claro, felicidad= Coca Cola. También Apple, que se significa con aspiración.

Destaca, igual que lo hacen las grandes compañías que no piensan en el corto plazo, no piensan en ‘¡cómprame ya!’, piensan en cómo te emociona su producto para que, al final, lo hagas parte de tu vida.

Por cierto, si alguna empresa que se encarga de comercializar viajes nos está leyendo por favor que nos llame, ¡queremos cambiarte la vida ya! Lo de Palma de mallorca 650 euros una semana en hotel de 4 estrellas…sí, es necesario, hay que poner el precio, pero ¿qué diferencias hay entre 650 euros y 675 entre dos hoteles de 4 estrellas? Una emoción es una foto, un video, un comentario, la sensación de de que la vida es mejor con un producto u otro. ¡¡Copia!! pero copia para bien, escoge a los grandes. Ya vimos un ejemplo con Intel, ¿hay algo más aburrido que hablar de chips? y sin enseñar el producto transmite calidad, velocidad, creatividad, productividad. Otro ejemplo, Nike, Just do it, ¿cuánto cuestan unas zapatillas? ¿a quién le importa? todos queremos ser Michael Jordan, Lebron, Woods, Nadal, Gasol, Ronaldo, nos valen todos, la cuestión es que transmite su contenido más allá de una valla publicitaria.

Seguimos por B2B, aquí hay una doble vuelta de esfuerzo, porque no había una gran cultura de contenido más allá de la nota de prensa y los lobbys. Hasta que apareció LinkedIn en nuestras vidas, un lugar que ha conseguido que el marketing de contenidos en B2B ya represente un buen porcentaje de sus ingresos. Esto significa que tenemos que trabajar para LinkedIn, es el medio ideal pero también hay que tener en cuenta el blog, el mail marketing y las redes sociales personales de los empleados… tema delicado,porque… la red social, ¿a quién pertenece: al empleado o a la empresa? una buena política y códigos éticos desde la empresa ayudará a esta nueva forma de convivencia empresarial 2.0.

Volvemos al punto anterior. Son las personas las que aportan valor, así que, distribuye a través de las personas contenido de valor. Eso es lo que hay que transmitir, pero además tiene que humanizarla no tanto con emociones, pero sí con relaciones. Es decir, utiliza una fórmula que funciona bastante bien: 4 + 2 +2. Cuatro contenidos relacionados del sector, dos contenidos propios, y dos contenidos de estilo de vida. ¿Estilo de vida? Sí, saber que las personas que forman una empresa tienen gustos o intereses ayuda a dar personalidad a la propia empresa, incluso mucho más que el conocimiento. ¿No lo ves?, ¿entonces por qué pones otros datos de interés en tu CV? Si contactas con un diseñador y sólo ve peliculas de zombies siendo tú una tienda infantil, ¿le contratarias? la sensibilidad de un zombie poco tiene que ver con un niño al que le gusta mancharse de chocolate, en vez de sangre..Esos valores, intereses, gustos… hacen que haya afinidad entre las personas que representan a las empresas.

El contenido para el consumidor final debe tratar las experiencias y emociones desde un punto de vista muy subjetivo. El  contenido de empresa a empresa debe generar empatía, debe estar humanizado hacia el valor desde la perspectiva personal del conocimiento.

Es más molón hablar de emociones para el consumidor final, pero el reto de establecer resultados desde el contenido entre empresas es muy interesante, y satisfactorio.

Etiquetas: , ,