13 septiembre, 2017 check2me

8 técnicas del Marketing Tradicional que siguen funcionando

Internet ha cambiado la forma en que se aborda, pero no los principios y objetivos en los que siempre se ha basado el marketing tradicional. Porque si en lugar de pensar en el escenario en el que nos movemos, nos centramos en el público al que queremos llegar, vemos que las premisas de la vieja escuela siguen siendo igual de válidas al trasladarlas al mundo digital.

1- Investigar y planificar

El Marketing Tradicional se basa en la investigación y la planificación para desarrollar sus estrategias y marcar sus objetivos.

Esto es igual de importante en el Marketing de Contenidos, aunque la rapidez con la que cambia todo en el mundo digital, obliga a una mayor flexibilidad en las estrategias, que permita hacer los cambios en tiempo real que sean necesarios.

2- Conoce a tu audiencia

Conocer las motivaciones e intereses del público objetivo de la marca es igual de importante en el Marketing Tradicional que en el Marketing de Contenidos, ya que cualquier estrategia que se haga sin tener en cuenta a la audiencia resultará ineficaz para conseguir ventas.

3- El objetivo es vender

En los dos tipos de marketing, el objetivo sigue siendo el mismo: vender los productos y servicios de la marca destacando el valor que aporta a los clientes. Además, el Marketing de Contenidos será más útil para aumentar el compromiso de los clientes, fidelizar y posicionar a la marca como referente en el sector.

4- Contar historias para conectar con la audiencia

El Storytelling no es nada nuevo ni exclusivo del mundo digital. Ya Ogilvy, padre de la publicidad, hablada de la importancia de tener una buena historia para enganchar al consumidor, ya que es la mejor forma para conectar emocionalmente con la audiencia, al mismo tiempo que se transmiten los valores de la marca y las ventajas de los productos y servicios.

5- La importancia de la medición

En el Marketing Tradicional siempre ha sido importante la medición para valorar la eficacia de las estrategias propuestas, aunque resulta más difícil determinar con exactitud el ROI en un medio en el que no hay una relación directa entre el hecho de ver un anuncio y comprar un producto.

Sin embargo, en digital todo queda registrado, de forma que podemos tener una idea más exacta del comportamiento del consumidor en tiempo real y de los objetivos conseguidos. El Marketing de Contenidos se puede servir de esa ventaja para modificar y mejorar lo que ofrece a la audiencia para conseguir unos mejores resultados.

6- Campañas creativas y originales

Una vez que se sabe lo que interesa a la audiencia, se ha marcada una estrategia y definido el mensaje a transmitir, tanto si se elige utilizar medios tradicionales como digitales, ha llegado el momento de pensar en una campaña creativa y original que cause impacto y diferencie a la marca de la competencia.

Lo que si cambiará, dependiendo del medio que se utilice, serán los recursos y formatos que los creativos pueden utilizar. Ya que no es lo mismo poner en marcha una campaña en digital, que permite mucha más interacción con el público, que hacerlo en televisión o una valla publicitaria, espacios más estáticos que requieren otro lenguaje y otra forma de hacer las cosas.

7- Las recomendaciones siempre han funcionado

Ya sean famosos que se convierten en imágenes de marcas en la publicidad tradicional o influencers en el mundo digital, el objetivo sigue siendo el mismo y lleva funcionando durante años: utilizar a rostros conocidos, con influencia entre un determinado público, para aprovechar su poder de recomendación.

8- La publicidad cuesta dinero

Todos tenemos muy claro que mostrar un anuncio en televisión cuesta dinero, pero cuando hablamos de Marketing de Contenidos tendemos a pensar que el soporte es gratis, cuando la realidad es que toda campaña publicitaria que se realiza tiene un coste, y no solo del trabajo de los profesionales implicados, sino del propio medio en el que se publica.

Es fácil caer en este error porque todos sabemos que subir un post a redes sociales o a un blog no cuesta dinero, mientras que todos los soportes que se utilizan en el Marketing Tradicional tienen un coste. Pero si solo nos limitamos a escribir en nuestro blog, sin difundir de forma pagada nuestras publicaciones, correremos el riesgo de haber dedicado esfuerzo a crear un contenido muy bueno que nadie va a ver.

Aprovechar las posibilidades de segmentación de las distintas plataformas para llegar a nuestra audiencia siempre tendrá un coste, aunque es cierto que en digital será más bajo y nos permitirá tener más información de los usuarios y de su comportamiento ante nuestros anuncios.